Choques culturales, cambios, qué hacer con ellos?

Choques culturales, cambios, qué hacer con ellos?

 

Es inevitable sentir el aleteo de las mariposas dentro del estómago cuando algo nuevo y desconocido está por suceder. Esa sensación que tuviste con tu primer beso, con tu primer viaje, con tu primera terminada, con tu primer mango verde con sal y limón,  con tu primer examen perdido, con tu primera nota por mala disciplina en el colegio, con tu primer plato de comida favorita, con la primera vez que sentiste las olas del mar en tus pies y como se hundían en la arena, o muchas otras situaciones que te pueden despertar sensaciones similares, son las que describen lo que llamo el choque cultural, el cambio.

Y ustedes podrán preguntarschoque cultural cambio (6)e: que tiene eso que ver con choque cultural, con cambio? En anteriores escritos he contado un poco sobre el cambio, sobre la cultura, sobre las maravillas y las sorpresas que te encuentras cuando estas desprovisto de expectativas, esa mente desprovista de juicios, esa mente que llamaré la mente de “niño” que cuando pasa el tiempo va llenándose de experiencias y  todo eso que te maravillaba empieza a volverse paisaje, empiezas a convertirte en un transeúnte más de una gran ciudad, eso es lo que le puede pasar uno cuando ya vivió por primera vez una experiencia, empezamos a responder y actuar desde el pasado, desde lo que ya vivimos, desde lo que ya creemos que sabemos.choque cultural cambio (7)

 

Cuál es el reto que puede surgir después de haber vivido una experiencia?  Como mantenerse atento y desprovisto de juicios. En mi experiencia viviendo en Bangkok he podido estar atenta a esto: observando; la observación ha sido mi principal herramienta, vivir en una ciudad que recibe turistas durante todas las épocas del año me recuerda lo importante de observar, ver la vida tras la lente de los turistas me ha mantenido atenta a recordar esa mente de “niño” cada turista quiere guardar un recuerdo, una imagen diferente de esta ciudad, y observar lo que les llama la atención mientras toman fotografías a mantenido mi mente atenta a dejar de creer que ya hago parte de esta cultura y a creer que lo conozco todo.

Esa mente de “niño” que tenía al llegar a Bangkok ahora tiene experiencias, momentos, recuerdos que antes no existían, y otro  reto que ha surgido es: Como me mantengo desprovista de juicios y atenta en cada momento? Lo que me ha servido choque cultural cambio (9)en esta situación es la atención, atención a qué? A todas esas cosas que pasan por mi mente, cuando ya siento que estoy nadando como pez en el agua es muy fácil que mis pensamientos empiecen a moverse hacia diferentes extremos, a esos lugares que suelen hacerme pensar en lo que no me gusta, o en lo que me gusta, en lo que quiero hacer y en lo que no quiero hacer, y la mejor noticia que me he recordado cada que entro en estos lugares es la de atenderme a mí misma, y como hago eso: me monto en un helicóptero imaginario y subo a 8.000 metros de altura para darme la oportunidad de mirarme, de leerme mi propia mente, de ser mi propia vidente, y para qué? Simplemente para darme cuenta que son solo pensamientos, que es mi mente perturbada la que está tratando de aferrarse o de rechazar algo, un algo que simplemente fue creado por experiencias pasadas ya vividas.

Cuando ya creí que iba a dejar de sentir mariposas en el estómago simplemente me di cuenta que estaba demasiado cómoda, la comodidad en el choque cultural cambio (1)cambio también es un reto, que hace que vea esto como un reto? Cuando me he sentido cómoda he dejado de escuchar, he dejado de sentir, me he desconectado, y como me he dado cuenta que esto me está pasando? Porque simplemente lo que yo llamo curiosidad se ha apagado, ha dejado de aparecer esa mente inquieta, esa mente de “niño” porque creo que ya lo sé casi todo, y que he hecho cuando he estado en estos lugares, me incomodo, hago algo nuevo y muevo mi rutina, y cuando me doy cuenta que ya tengo una rutina muy fija y que me es difícil cambiar algo con más esfuerzo trato de hacer algo diferente, y algunos dirán para qué? Si ya te “sentías” bien? Pues para incomodarme, la incomodidad lleva al aprendizaje, a la curiosidad, a la sorpresa, y a la risa. Busque entonces un nuevo hobbie, un hobbie que me permitiera experimentar el cambio, compre plantas con flores de diferentes colores, y ahora cada mañana y cada noche las observo, me he dejado maravillar por la belleza de la naturaleza, las plantas cambian cada día y me han servido para recordar lo precioso de esta vida, unas flores se cierran en la noche, y en la mañana se abren, otras se mantienen abiertas por unos días y luego se caen, otras se secan, otras cambian de color y otras simplemente no tienen flores, solo son hojas. Esto que llamo incomodidad no solo me ha servido para mantener la curiosidad viva si no para apreciar cada instante, como bien sabemos hay algo que a todos nos llegará en un momento y se llama muerte, entonces que mejor regalo que apreciar cada instante en el que tienes la oportunidad de aspirar el aire que te mantiene vivo?

Otro de los grandes retos cuando ya llevo un rato viviendo en esta ciudad es el de la comparación, este tema está choque cultural cambio (5)muy ligado a los juicios, lo pongo como un temchoque cultural cambio (2)a adicional, porque al vivir en una ciudad en la que muchas de las personas que trabajan acá son de otras culturas hace que empieces a definir con quien quieres compartir y con quien no, en que idiomas estás dispuesto a hablar, de que temas quieres hablar, como te sientes bien conversando, y la verdad si me quedo solo eligiendo esto pierdo la oportunidad de conocer a otros, como colombiana aprendí ciertas formas de comportamiento que para algunas otras culturas parece que es muy amable y para otras simplemente es extraña, o pasional, o grosera, y si me quedo simplemente conociendo lo que me gusta pues voy a dejar de conocer eso que no sabía de mi cultura. Este quiero decirles que ha sido el tema que más me ha enseñado, la expresión verbal y no verbal como el manoteo colombiano, el tono de voz alto, son expresiones que algunas culturas entienden como groseras o furia. Aprender a medir el volumen y la fuerza me ha enseñado que puedo continuar siendo lo que me caracteriza expresándome con cordialidad. Y esto solo ha sido posible aprenderlo observando y preguntando con curiosidad, eso sí cuando me junto con otros colombianos a veces se me olvida hijuemadre  y empieza a salir toda esa efervescencia paisa (así llaman a la gente nacida en Medellín)…. y que pasa, pues la disfruto, porque? porque cada instante se debe disfrutar, y que es eso de disfrutar, pues es eso de aceptar cada pensamiento como venga, si es un pensamiento que nos saca una sonrisa bienvenido, si es un pensamiento que nos saca la rabia, bienvenido, si es un pensamiento que nos saca lágrimas bienvenido, si es un pensamiento que nos tiene atrapados bienvenido, por qué? Porque lo más importante es que notemos que sólo son nuestros pensamientos que pueden ser la fuente de nuestros pensamientos pero que no somos nosotros per sé.

Les deseo un feliz fin de semana! Abrazos.

Juli

 

 

  • Jairo Lopez Forero

    Juliana, muy bellas tus palabras.