juliana klinkert medita como la montaña

Estable como la montaña – semana 2 viaje mujeres

Estable como la montaña

En la primera semana de este viaje que estamos realizando en compañía de 12 mujeres estuvimos hablando sobre las experiencias que cada una de nosotras tuvo al meditar (entrenar nuestra mente) con la ola del mar, al descubrir que es necesario sacar el estrés que hemos almacenado para poder mantener nuestra energía pura.

En esta segunda semana del viaje hemos estado explorando “La Estabilidad”.  A través de un símbolo que para cada una de nosotras es conocido. “La Montaña” quien ha sido nuestra guía de viaje durante esta semana.

juliana klinkert en las montañas de hollywood los angeles juliana klinkert mar catalina islad

 

Ha pasado de todo, para unas mujeres ha sido lo máximo, para otras ha sido todo un dolor de cabeza y para otras ha generado frustración. Y todo esto es lo que te queremos compartir en este viaje, un camino natural y sincero, un recorrido con altibajos como el que transitamos todos los que somos humanos.

Camina con nosotras este recorrido, en el que exponemos todas nuestras verdades con una sola intensión, el que tú también puedas disfrutar del camino hacia la integración con la luz.

Mientras más avanza el camino más sorpresas van apareciendo. Cada semana practicamos una nueva visualización. Esta semana te compartimos cómo la estabilidad de la montaña se ha podido despertar en nuestras vidas.

Las diferentes religiones nos hablan de la importancia de la estabilidad, cualidad que re-encontramos con la ayuda de nuestra guía “La Montaña”.

Cristianos ortodoxos con su práctica contemplativa llamada Esiquia (Paz en el corazón). Yoguis, Budistas, Hinduistas, todos nos hablan de la importancia de la postura. Si nos detenemos a mirar esta postura descubrimos que estar sentados en posición de loto completo se asemeja a un triángulo, o a una montaña.

También los Indígenas nativos americanos nos hablan de la importancia de reconectarnos con los elementos, y cuando nos reconectamos con la montaña, nos estamos reconectando con el elemento tierra.

Así que la estabilidad es una cualidad que podríamos decir es difundida por la mayoría de las tradiciones, para ayudarnos a preparar nuestro cuerpo como el vehículo que ayuda a serenar nuestra mente.

Así que ¿Cómo puedo entrenar mi mente para sentirme más estable? Siéntate, pero siéntate como una montaña.

juliana klinkert gran cañon

Sabemos que el cerebro reacciona a lo que ve, si vemos una imagen de montaña el nivel de cortisol se reduce. Si vemos una imagen de una escena violenta, el cortisol se incrementa. Si quisiéramos dejar de lado el estrés ¿Que podría ser mejor que traer imágenes placenteras a nuestra mente?

Cuando nos visualizamos como una montaña cambiamos la percepción del espacio que habitamos. Y de repente nuestro cuerpo invita a nuestra mente a tomar una nueva actitud. Presencia, fortaleza y estabilidad.

Nuestra mente está en continuo movimiento, sentarnos diariamente por 25 minutos sin tener ni un solo pensamiento que nos distraiga es poco probable en el mundo cotidiano en el que tú y yo estamos inmersas.

Así que con esta realidad, es mejor que nos sentemos como una montaña por unos cortos segundos durante muchos momentos del día. Frente al computador, en el baño, en el trancón, en el trasporte, en el café, en la calle, en la mesa del comedor…

Mientras más nos sentemos como la montaña más nos sentiremos como la montaña, y menos división encontrará nuestra mente. Así que al entrar en relación con la montaña estamos permitiendo que nuestra cualidad de estabilidad resurja.

Pero… claro! mientras estamos seguras de esta meta, y del gran beneficio que esto nos traería, ninguna nos escapamos del maravilloso amigo llamado “monstruo” o Gremilin, o sombra, diablo, opositor, como sea que lo quieras llamar. Ya sabemos… este lado nuestro que tiene la capacidad de meter el dedo en la llaga… y que toma un vocabulario que parece tan inteligente que le decidimos creer.

Por ejemplo para

juliana klinkert montaña gran cañon

Adriana “la montaña me está resultando más difícil, la veo y trato de mantenerme enfocada, pero se me desvanece

Carolina “Lo he tratado pero no lo logro, que me hará falta, será que hará falta firmeza en mi vida?”

Maria Isabel “Lo primero que descubro es que todo lo nuevo me cuesta

Tenemos una mente dividida, necesitamos estabilidad, necesitamos sentarnos como la montaña. Entrar en relación con la montaña, con la estabilidad de la montaña. Re – Unirnos. Volver a contactarnos con nuestro interior.

Una montaña, no está estresada, ella solo está presente. ¿Cuando estamos estresadas que podemos hacer? Sentarnos como una montaña.

Para hacer todo esto posible tener la actitud que Marcela nos propone propicia el cambio de manera generosa “No hay que buscar ese “lugar perfecto” y estando en el día a día, aún con los ojos abiertos uno puede visualizar la imagen y entrar en contacto con ella, ser consciente y conectarse con la ola, la montaña.

Regalarnos nuevas experiencias, y soltar ese deseo de controlar, de poseer una verdad hace que nos sucedan cosas como la que nos cuenta

Marcela “La montaña me ha regalado paz y estabilidad luego de una semana muy movida y cuestionada emocionalmente. Toda la semana me estuve preguntando si iba por el camino correcto, si iba por el camino adecuado o estaba siendo sorda, terca, soberbia y la gran duda aparecía. La montaña llegó a mostrarme su presencia, su estabilidad, su paz y como sigue siendo la montaña a pesar de la lluvia, el sol, los caminos que pasan por ella, aquellos que la quieren y aquellos que la encuentran inapropiada o que incluso quieren transformarla para habitarla. La montaña sigue majestuosa y me llena de paz, me ayuda a reciclar emociones y me conecta con mi verdadera esencia.

Maria Bernarda “Este fin de semana en Colombia teníamos el lunes festivo, por lo tanto me fui a mi casa a compartir con mi familia, son 4 horas de viaje de Barranquilla a Sincelejo, el recorrido es muy bonito porque se puede contemplar en la naturaleza, tenemos cerca los montes de María, los cuales son una subregión del Caribe Colombiano, están compuestos por muchas montañas. este viaje fue muy especial porque durante el iba meditando en la presencia de la montaña, no solo la pude ver con mis propios ojos sino que la pude sentir muy dentro de mi, sentir su presencia fue fantástico, nuevo y con una sensación muy llena de paz y tranquilidad.”

Ileana “la montaña me planta en la tierra

La maravilla de observar lo que este mundo nos provee hace que nuestra mente salga de esa “cárcel” en la que nos hemos encerrado, cuando le damos vueltas a un pensamiento una y otra vez lo único que estamos haciendo es escondernos en nuestra confusión, dándole más vida al “monstruo”

Cuando nos damos la oportunidad de mirar alrededor, de observar el mundo exterior, de compartir profundamente aunque estemos con el “monstruo” haciendo ruido en nuestra cabeza hace que salgamos de la trampa en la que estamos envueltas. Y nos reconectemos con nuestro interior.

Ver, observar detenidamente el afuera hace que pasen cosas como las que nos cuenta:

juliana klinkert en el gran cañon norteÁngela “Miro las montañas que tengo a mi alrededor, siento que son una fuente inmensa de vida, veo como son capaces de dar  flores, arboles, pasto. Proveen alimento a cientos de especies animales, protegen de los vientos. Verdaderamente son fuente de fortaleza que me enamora de ellas, generan paz, tranquilidad y me encanta sentarme a sentirme como ellas, me da fuerzas para empezar el día a día

Luisa Fernanda “no fue un buen fin de semana a nivel emocional, estuvo lleno de muchos altibajos y alguna discusión…intente visualizar a la montaña y sentir que yo era…pero no fue posible, la montaña del fin de semana se parecía más bien a una montaña que está a punto de derrumbarse, donde tembló tanto que movió muchas cosas adentro…así me sentí. Este viaje no es sólo para meditar, es para conocerse a uno un poco más…

Jugar con la propuesta que tenemos hace que nuestra mente abra nuevas posibilidades. A veces queremos pretender ser como “x” o “y” persona, o queremos hacer las cosas al pie de la letra. Y pues en este viaje debemos aprender a revolucionarnos a nosotras mismas, a expandir los límites de lo que creemos posible… Cuando nos dicen que las cosas se deben hacer de “x” manera y tu intuición te dice no, pues escúchala y experimenta que pasa si haces lo que tu intuición te propone…

Así como lo está haciendo Cristina “He mezclado la montaña y el mar. Me encuentro imaginándome la montaña y respirando con la ola al unísono. Limpio la montaña con las sales del mar. 

Y me veo pequeña y viéndola desde lejos como resuena, y veo esa imagen imponente. El combinar las dos meditaciones me da claridad.”

Una montaña es estable y a la vez supremamente flexible, una montaña se ha creado gracias al movimiento telúrico de años y años.

Lee historias de las grandes santas, descubre como su ingenuidad las llevó a salirse de las normas… Las historias son infinitas… busca alguna santa que se te atraviese por tu mente y descubre su vida, lee entre las palabras, no te tragues cada línea al pie de la letra. Recuerda que todo es energía. Y cada palabra cada letra ha sido impresa por un ser humano que a veces puede estar escribiendo desde la fluidez de la montaña o desde la idea de poseer una verdad.

Vuela como la estabilidad de la montaña

Juliana Klinkert

método de meditación “Meditation For Daily Stress” creado por Michel Pascal.

Quienes sepan inglés y quieran descubrir un poco más acerca de este método pueden descubrir su libro en Amazon haciendo click en este link http://a.co/8uEJWN1 o visitando su página web michelpascal.tv

  • Dur Montoya O

    Gracias Julis! Hermoso ejercicio. 🙂

    • Que bien que te gusto y que lo disfrutaste! un abrazo